Cómo usar el ajo para tratar la tos

- Apr 21, 2018-

Como parte de la tendencia creciente hacia la terapia natural y homeopática, más personas están adoptando el ajo y sus propiedades medicinales en lugar de recurrir a los tratamientos con drogas sintéticas. El ajo se ha usado para tratar la tos, las infecciones de las vías respiratorias superiores y otras dolencias comunes. Si estás buscando probarlo, estas son nuestras mejores sugerencias.

Trate las tosduras leves a severas con suplementos y tés de ajo

Paso 1


Use ajo para prevenir la tos por completo. Al aprovechar las propiedades de refuerzo del sistema inmune en el ajo, es posible que pueda evitar resfriarse por completo.


Paso 2


Consuma ajo crudo regularmente si puede. Esto le proporcionará los máximos beneficios de salud.


Paso 3


Tome un suplemento de ajo como parte de su regimiento de salud diario. Muchas personas usan una combinación de suplementos con vitamina C, equinácea, lisina y ajo para mantener el funcionamiento del sistema inmune a su capacidad máxima.


Etapa 4

what is garlic in brine

Una vez que vea signos de tos o dolor de garganta, saque el ajo. La tos causada por irritación en el revestimiento del esófago se puede tratar eficazmente con una bebida de té a base de ajo que alivia el dolor y reduce la inflamación.


Haga un té a base de ajo para calmar la tos

Paso 1


Hierva el agua como lo haría para hacer cualquier té.


Paso 2


Picar o picar el ajo para que quede muy bien.


Paso 3


Agregue el ajo picado al agua caliente. Deje que el ajo se incline durante varios minutos para que pueda obtener una infusión buena y fuerte.


Etapa 4


Cuele el ajo picado y permita que el té se enfríe durante varios minutos. Puedes tomarlo caliente, pero es mejor cuando se sirve tibio.


Paso 5


Disfrute de la sensación relajante mientras toma el té de ajo. Sus efectos se pueden notar de inmediato. A diferencia de las pastillas para la garganta de venta libre que simplemente adormecen la garganta, el té de ajo realmente reducirá la inflamación del tejido. La gravedad y la duración de sus síntomas pueden reducirse drásticamente.